javascript hit counter
Reuters participa en una campaña de propaganda contra Irán
Choose fontsize:
Bienvenido(a), Visitante. Favor de ingresar o registrarse.
¿Perdiste tu email de activación?

 

Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Reuters participa en una campaña de propaganda contra Irán  (Leído 2677 veces)
Administrator
Sr. Member
*****
Mensajes: 363


Y la verdad os hara libres


WWW Email
« en: Junio 28, 2009, 11:41:44 »

Para justificar una operación militar contra Irán, ciertas sociedades secretas han comenzado a crear un expediente. Se han esmerado en hacer creer que este país es gobernado por peligrosos fanáticos que se dedican a fabricar una bomba atómica que no dejarán de utilizar. Ante tal peligro, la única respuesta es desencadenar una guerra preventiva.

En este contexto, la agencia de prensa estadounidense Reuters, uno de cuyos representantes es desde el verano miembro del War Room del Pentágono, lanzó una operación de insidia contra Irán.

El 26 de octubre de 2005, Reuters escribió: «La agencia de prensa oficial IRNA informó que el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad había declarado el miércoles que Israel debía ser borrado del mapa, frustrando así las esperanzas de que Irán moderaría su hostilidad con relación al Estado judío. El apoyo a la causa palestina es un pilar central de la República Islámica que se niega oficialmente a reconocer el derecho a la existencia de Israel. «Israel debe ser borrado del mapa», declaró Ahmadineyad durante una conferencia intitulada «El mundo sin sionismo» en la que participaron 3,000 estudiantes conservadores que gritaban «Muera Israel» y «Muera América» [1]



De manera sorprendente no fueron muchos los que pensaron en verificar el cable original de la IRNA «Ahmadinejad: Zionist regime bent on countering world of Islam», IRNA, 26 de octubre de 2005]], que no cita las palabras atribuidas al presidente Ahmadineyad.


Basándose en el cable de Reuters, la prensa internacional habló de una radicalización de la República Islámica de Irán mientras que Estados del mundo entero recordaron que reconocían al Estado de Israel y que su existencia no podía ser puesta en tela de juicio.

Partiendo siempre de esta base, Shimon Peres solicitó la expulsión de Irán de la ONU y el ministro israelí de Relaciones Exteriores, Silvan Shalom, compelió al Consejo de Seguridad a tomar una decisión. Ante las negativas iraníes, el Consejo se limitó a condenar las palabras del presidente Ahmadineyad [2].

Algunos Estados pidieron explicaciones a los embajadores iraníes y llegaron incluso a llamar a sus embajadores en Teherán para realizar consultas. Sin embargo, las autoridades iraníes, que se negaron a rendir cuentas, se limitaron a publicar el vídeo del discurso del presidente Ahmadineyad. Ahora bien, como este último habló en farsi, el vídeo fue de inmediato divulgado en las cadenas internacionales como confirmación de las palabras imputadas, sin que se hicieran otras verificaciones.

Sin embargo, los hechos son muy diferentes. El presidente Ahmadineyad no declaró nunca que quería borrar a Israel del mapa, sino que suscribía las declaraciones del imán Jomeini según las cuales un día el régimen sionista sería borrado del mapa (ver documento debajo). No hay por lo tanto radicalización alguna de Irán, sino el mantenimiento de las posiciones enunciadas desde hace veinticinco años. Tampoco existe amenaza iraní de matar a cualquiera y aún menos de cometer un genocidio contra los israelíes. Sólo existe una posición de principio de condena al sionismo de la misma forma que Irán condena el apartheid, el racismo y el antisemitismo.

***********************************************************************************************************************************************************************************

Texto íntegro de la intervención del presidente Mahmud Ahmadineyad durante la conferencia de la Asociación de Estudiantes Musulmanes intitulada «Un mundo sin sionismo», Teherán, 26 de octubre de 2005

«Doy gracias a Dios por haberme dado la oportunidad de participar hoy en esta manifestación…

Debemos analizar los verdaderos orígenes del problema palestino: ¿Se trata de un conflicto entre un grupo de musulmanes y de no judíos? ¿Se trata de un conflicto entre el judaísmo y otras religiones? ¿Es un combate entre un país y otro? ¿Es un combate entre un país y el mundo árabe? ¿Se trata de un combate por la tierra de Palestina? Imagino que la respuesta a todas estas preguntas es «no».

La instauración de un régimen de ocupación en Al Qods [Jerusalén] constituyó una importante ofensiva del opresor del mundo [Estados Unidos] contra el mundo musulmán. La situación ha cambiado en el transcurso de este enfrentamiento histórico. Los musulmanes han vencido a veces, han avanzado y el opresor se ha visto obligado a retroceder.

Lamentablemente, hace tres siglos que el mundo musulmán no deja de retroceder. No pretendo analizar en este momento los motivos de estos hechos, sino simplemente pasar revista a la historia. El mundo musulmán perdió sus últimas defensas en el último siglo y el opresor del mundo instauró el régimen de ocupación. Por consiguiente, el combate que se libra hoy en Palestina es el principal frente del enfrentamiento del mundo musulmán al opresor mundial y el destino de esta batalla decidirá el de un combate que se libra desde hace siete siglos.

La nación palestina representa a la nación musulmana frente a un sistema de opresión y, gracias a Dios, la nación palestina ha adoptado la fe musulmana, en un contexto musulmán, en su combate, y de esta forma hemos sido testigos de su progreso y de sus éxitos.

Deseo darles las gracias por la juiciosa elección del título de esta conferencia.

Muchas personas, perdidas en el enfrentamiento entre el mundo musulmán y los infieles, han tratado de extender la censura y las responsabilidades. Esas personas dicen que es imposible pensar en un mundo sin Estados Unidos y sin el sionismo. ¡Pero ustedes saben que este es un objetivo y por lo tanto una posible divisa!

Volvamos un poco al pasado. Teníamos un régimen hostil en este país [aquí en Irán], un régimen antidemocrático, armado hasta los dientes, que vigilaba a todos los ciudadanos por medio de su aparato de seguridad, la Savak [3]. Aquí reinaba un clima de terror. Cuando nuestro querido imán [4] dijo que dicho régimen debía ser barrido, muchas personas, que pretendían estar bien informadas desde el punto de vista político, dijeron que era imposible. Cuando el imán Jomeini inició su movimiento todos los gobiernos corruptos apoyaban el régimen [del shah]. Todos los países, tanto de Occidente como de Oriente, apoyaban al régimen y siguieron haciéndolo después de la masacre del 7 de septiembre [1978], y seguían diciendo que el régimen era intocable.

Pero nuestro pueblo resistió y ya hace veintisiete años que sobrevivimos sin régimen sumiso de Estados Unidos. La tiranía que ejercen el Este y el Oeste sobre el mundo debe llegar a su fin, pero los débiles que no ven más allá de sus narices no pueden creerlo.

¿Quién podía imaginar que un día seríamos testigos del derrumbe del imperio oriental? Pero fuimos testigos en vida de su caída a tal punto que hay que ir a investigar a las bibliotecas (con respecto a él) porque no queda absolutamente nada. El imán decía que Sadam debía irse, decía que se debilitaría hasta un punto inimaginable. Hoy, como pueden ver, ese hombre que hace apenas diez años hablaba con tal arrogancia que se hubiera podido creer que era inmortal es juzgado en su propio país, atado de pies y manos, por aquellos que creía que lo apoyaban y también por aquellos con cuyo apoyo perpetró sus crímenes…

Nuestro querido imán decía que el régimen de ocupación debía ser eliminado del mapa y sus palabras eran muy sabias. No podemos hacer compromisos en lo que respecta al tema de Palestina. Es posible crear un nuevo frente dentro de otro antiguo. Pero esto equivaldría a una derrota y todo el que reconozca la legitimidad de ese régimen ha, de hecho, firmado la rendición del mundo musulmán. En su combate, nuestro querido imán tenía en la mirilla el corazón del opresor del mundo, es decir el régimen de ocupación. No tengo la menor duda de que la nueva ola que se levantó en Palestina, y de la cual somos testigos en el mundo islámico, eliminará también esa desagradable mancha [en el rostro] del mundo musulmán. Pero debemos permanecer atentos y desconfiar de las trampas.

Desde hace más de cincuenta años el opresor del mundo trata de legitimar el régimen de ocupación y ha adoptado medidas en ese sentido con el objetivo de estabilizarlo. Una fase importante fue alcanzada hace veintisiete o veintiocho años. Pero, lamentablemente, uno de los países más importantes cometió un grave error y esperamos que ese error sea reparado por ese país [alusión al tratado de paz entre Egipto e Israel].

Recientemente, [los israelíes] pusieron en práctica una nueva estratagema. Quieren hacer creer que la evacuación de la franja de Gaza, que les fue impuesta por los palestinos, fue una victoria… de los palestinos. Una victoria final de los palestinos que pondría fin al problema de Palestina ya que daría pie a la creación de un Estado palestino justo a su lado. En estos momentos quieren embaucar a los palestinos con sus viles maniobras y llevarlos a enfrentarse entre sí alrededor de posiciones políticas que los distraerían de su causa: la causa palestina. Quieren convencer a algunos de los países islámicos de que al haber abandonado la franja de Gaza y dado prueba de sus buenas intenciones la legitimidad de su régimen corrupto debe ser reconocida. Espero que las organizaciones y el pueblo palestinos sean concientes de esta maniobra.

El problema de Palestina no ha sido en modo alguno resuelto. Llegará el día en que un gobierno palestino, que represente verdaderamente a ese pueblo, ocupará el poder; llegará el día en que todos los refugiados volverán a su patria; llegará el día en que un gobierno democrático, elegido por el pueblo, ocupará el poder. Claro está, aquellos que vinieron desde lejos con el único objetivo de saquear esta tierra no tienen ningún derecho de decidir el destino de esta nación.

Espero que el pueblo palestino se mantenga alerta y conciente, como siempre lo ha estado, y prosiga la lucha emprendida a lo largo del último decenio.

Si logramos vencer este breve período, la vía que conduce a la eliminación del régimen de ocupación será fácil y se tratará de una pendiente descendente.

Advierto a todos los dirigentes del mundo musulmán del peligro de esta maniobra. Todo el que reconozca este régimen, a causa de las presiones del opresor del mundo, o por ingenuidad o egoísmo, será condenado para siempre y arderá en la furia de los países islámicos.

Aquellos encerrados en sus despachos no están en condiciones de tomar decisiones en nombre de la nación islámica ni de permitirle a ese enemigo histórico que siga existiendo en el corazón del mundo islámico.

**************************************************************************************************************************************************************************************

[1] «Iranian President Mahmoud Ahmadinejad said on Wednesday Israel should be wiped off the map, the official IRNA news agency reported, dampening hopes Iran could temper its hostility toward the Jewish state. Support for the Palestinian cause is a central pillar of the Islamic Republic which officially refuses to recognize Israel’s right to exist. «Israel must be wiped off the map» Ahmadinejad told a conference called «The World without Zionism», attended by some 3,000 conservative students who chanted «Death to Israel» and «Death to America »

[2] «Declaración a la prensa del presidente del Consejo de Seguridad sobre la República Islámica de Irán», Referencia SC/8542, 31 de octubre de 2005.

[3] Policía política del régimen del shah

[4] el ayatolá Ruhollah Jomeini, fundador de la Revolución Iraní
En línea
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: