javascript hit counter
Un nuevo estudio confirma la inexistencia de correlación entre autismo y vacunas
Choose fontsize:
Bienvenido(a), Visitante. Favor de ingresar o registrarse.
¿Perdiste tu email de activación?

 

Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Un nuevo estudio confirma la inexistencia de correlación entre autismo y vacunas  (Leído 1567 veces)
Administrator
Sr. Member
*****
Mensajes: 363


Y la verdad os hara libres


WWW Email
« en: Mayo 27, 2014, 03:45:20 »


El pasado 9 de Mayo se ha publicado el primer análisis internacional sobre la vacunación en niños, realizado por investigadores de la Universidad de Sídney, y que evidencia la inexistencia de una correlación con el desarrollo del autismo.

La extensa revisión, publicada en la revista científica Science Direct, comprende 5 casos de estudios sobre un total de 1,25 millones de niños, y casos de control sobre más de 9.920 niños, obtenidos mediante búsquedas sistemáticas en bases de datos médicas internacionales  como MEDLINE, PubMed, EBASE y Google Académico hasta abril de 2014.

Ninguno de estos estudios reveló datos estadísticos que apoyasen una relación entre la vacunación infantil contra el sarampión, las paperas, la rubéola, la difteria, el tétanos y la tos ferina, con el desarrollo de autismo o trastornos del espectro autista. Estas vacunas son las que han centrado todas las sospechas de los grupos antivacunación.

El principal responsable de este estudio, Guy Eslick, profesor asociado de la Escuela de Medicina de Sydney, declaraba que

    ha habido un enorme debate acerca de la posibilidad de la existencia de vínculos entre estas vacunas infantiles, comúnmente usadas, ? y el supuesto desarrollo del autismo.  Una conciencia creciente de casos de autismo y el vínculo reclamado (pero no demostrado) con la vacunación infantil, han dado lugar a un aumento de la desconfianza en estas vacunas, dando una posibilidad al resurgimiento de estas enfermedades por la no vacunación. Esto se ha convertido en los últimos tiempos en un importante problema de salud pública, ya que enfermedades fácilmente prevenibles por vacunación han tenido una incidencia en aumento ante el temor de la existencia de ese vínculo. Por ejemplo, han habido 11 brotes de sarampión en los EE.UU. desde el año 2000, y en Nueva Gales del Sur también se vio un aumento en las infecciones por sarampión en el año 2012. El aumento del número de padres que voluntariamente han decidido no vacunar a sus hijos ha perjudicado sustancialmente la inmunidad colectiva, posibilitando consecuentemente la contracción de enfermedades infecciosas más graves.
En línea
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: