free web stats

El Peligroso Mundo de las Sectas

El Palmar de Troya

(Iglesia Católica, Apostólica y Palmariana)

El Palmar de Troya es considerado por los especialistas un monumento a la demencia humana. Pero aunque a veces resulta divertido de leer, resulta peligroso que tales grupos puedan aparecer y disfrutar de un mínimo éxito.

El 30 de Marzo de 1968, en el pueblo de El Palmar de Troya (a 40 km. de Sevilla, España) cuatro niñas dicen que han visto a la Santísima Virgen, sobre una mata que pronto desaparece convertida en reliquia. El lugar se llena de visionarios, iluminados que entran en éxtasis y reciben mensajes de la Virgen, rodeados de una masa sedienta de ver milagros.

En los primeros meses del show llega una pareja de homosexuales sevillanos recién despedidos de su trabajo administrativo en la Obra de San Juan de Dios: Clemente Domínguez Gómez (alias La Voltio), contable, y Manuel Alonso Corral, abogado. El primero empieza a trabajar de vidente con estigmas sangrantes incluidos (sus fieles dicen que ha llegado a sangrar 15 litros de una tacada. Curioso, ya que el cuerpo humano contiene unos 6 litros. Podría hacerse donante). El segundo se esmeraba en arreglar el tinglado, en la dura competencia de psicópatas que se discutían la exclusiva divina.

El 15 de Mayo de 1970 acuden cuarenta mil personas a ver el show. En 1972, el dúo recibe un donativo de 16 millones de pesetas por parte de una anciana baronesa, y compran la finca La Alcaparra, lugar de las apariciones. 'Por indicación de la Virgen' se abre un pozo en la finca, y comienzan las 'curaciones milagrosas' con un agua que las autoridades hallaron contaminada bacteriológica y patoquímicamente, por lo que se clausuró el pozo milagrero. Predicen el fín del mundo para ese año.

En el 74, tras viajar por Europa y América, encuentran un arzobispo vietnamita profundamente resentido con el Vaticano, y mediante un mensaje de la Virgen lo convencen para que ordene cinco curas en El Palmar. Diez días despues se ordenan obispos. Se funda la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz. La Iglesia oficial se asusta y se producen las primeras denuncias y excomuniones.

En el 76 son encarcelados por llevar hábitos sin autorización. Una vez en libertad, el 29 de Mayo del mismo año, el coche en que viajan cinco obispos sufre un accidente cerca de San Sebastián. Sólo Clemente resulta herido, perdiendo los dos ojos (que le son enucleados). En Septiembre estructura su Iglesia en una archidiócesis y 7 diócesis (3 españolas, 3 europeas, y 1 en EEUU).

En Junio del 78, Clemente está de gira por Sudamérica, y cuando fallece Pablo VI el mismo Dios Padre en persona le nombre su sucesor con el nombre de Gregorio XVII. Restablece el 'Rito Tridentino de la Misa' a perpetuidad y ordena 24 cardenales. Se elevan a los altares miles de personajes, como San Francisco Franco (cuya fotografía está presente en todos los altares palmarianos), San Don Pelayo, San José Antonio Primo de Rivera, mártir, San Carrero Blanco, San Calvo Sotelo, mártir... y dicen que San Adolfo Hitler. Además, se excomulgan a los dirigentes de la Iglesia Católica, y llaman antipapa y precursor del anticristo a Juan Pablo II.

Se produce un cisma, que instala su chiringuito al lado del de Clemente, comandado por Félix Arana y el millonario yanki Frank Walsh.

En 1980 se celebra el Santo Concilio Palmariano, que anula el Vaticano II y devuelve la doctrina al de Trento, pero corregido y aumentado. Los escándalos se suceden en todo el país. Peleas, intentos de automutilación genital por parte de un fiel...

Líder

Su Santidad el papa Gregorio XVII. Hijo de una beata fanática que le confeccionó a su niño todos los elementos litúrgicos para que, en lugar de jugar al fútbol, se dedicara a oficiar misas infantiles. Por otra parte, quizá para compensar, el niño (y luego no tan niño) Clemente gozaba mostrando sus genitales a las damitas del barrio. Fue rechazado en todos sus intentos de ingresar en el sacerdocio o alguna orden, hasta que llegaron las apariciones palmarianas.

Ayudado por su colega y cerebro Manuel Alonso Corral, pasó (como cualquier detergente televisivo) a visionar mejor y más blanco. Y además, superando en cantidad todos los récords nacionales y mundiales. Clemente ha platicado de tú a tú con más de setenta miembros de la corte celestial, y en algunas ocasiones, cual médico de la Seguridad Social, ha atendido a una docena en pocas horas, una tras otra, consecutivamente, guardando educada y celestial cola para aparecerse al vidente.

Es el segudo Papa 'elegido directamente por Dios', el primero fue San Pedro, y los otros 261 'sólo fueron elegidos por la Iglesia'.

Doctrina

Es un retroceso a la doctrina católica medieval adobada con los mensajitos celestiales que recibe Clemente cuando cae en éxtasis (y que siempre suceden cuando tiene al lado uno de sus hombres de confianza con un magnetófono para grabarlo). Sus estampitas favoritas son las de la Virgen de las Carmelitas de la Santa Faz (Virgen del Carmen vestida de palmariana), la Santa Faz de Jesucristo, y la de San Francisco Franco.

Para todos los ritos se utiliza un latín maarrónico que no se entiende ni falta que les hace. Ellos se conforman con horas y horas de rosarios y misas ininteligibles. Basta con saber que aquellos sonidos deshilachados son 'latín'.

Afirman que son 'la última y única orden', encarga de preparar 'el retorno glorioso de Cristo para salvar la Iglesia y restablecer el orden en el mundo'. El fin del mundo se acerca y ellos son el único camino de salvación. Todo se rige por las leyes de la Santa Obediencia, la primera de las cuales prohibe ponerse enfermo. Se prohibe el placer sexual. Se obliga al uso de sotana y hábitos vistosones. Los sectores más criminales de la humanidad son los masones, comunistas, y judíos, todos ellos infiltrados en la Iglesia Vaticana y dirigiéndola de hecho.

Todo lo que no está de acuerdo con el papa Clemente (o Manuel Alonso, que es el que escribe los libretos) es fruto del diablo y debe ser expulsado a base de penitencia y duros castigos corporales.

Captación y adoctrinamiento

Los posibles novicios son captados entre los que visitan El Palmar y los que contactan con la secta, recomendados por miembros extendidos por todo el mundo. Sus adeptos suelen ser de un nivel cultural aceptable, aunque fueron educados en un ambiente tradicionalista, se hallan resentidos por la 'modernización' de la Iglesia Católica, y suelen tener algún trastorno previo o latente (a diferencia de otras sectas, en que su clientela es muy sana pero acaba loca).

El adoctrinamiento se lleva a cabo a base de fanatismo y castigos. Los castigos consisten en realizar duros trabajos físicos, como mínimo. Se debe obediencia absoluta a los superiores, y cualquiera que haya entrado un minuto antes que otro es superior. Hay cambios constantes en el ritmo de sueño, la comida es escasa y se hacen múltiples ayunos. La confesión de los pecados es un deber continuo. Pasan todo el tiempo realizando liturgias de hasta diez horas seguidas, y de rodillas. Cuando alguno sale de la secta, da mucho trabajo a los psiquiatras.

Estructura

Los adeptos viven en abadías separadas por sexos. En pocos días una monja novicia pasa a ser de hermana a madre, y un hermano tarda poco en ser obispo. Las abadías están muy cerca entre sí, algunas en la misma calle.

No se puede salir solo a la calle. Las puertas están vigiladas. La ropa de calle, dinero, documentación, y pasaportes, son confiscados en muchos casos. La correspondencia es previamente inspeccionada.

Tienen una basílica de más de 500 millones en obras, con muro y guardias armados. Desde sus inicois, Clemente y sus acólitos se han beneficiado de una riada constante de millones, muchos donados por prohombres y arrugadas damas del nacionalcatolicismo patrio. Aunque en los últimos tiempos ha remitido y se comenta que están en la bancarrota.